11 de noviembre de 2014

Primera Dama e Hipólito asisten a honras fúnebres de monseñor Flores Santana.

hipolito y candy .dnk.
SANTIAGO. La primera dama de la República, Cándida Montilla de Medina, resaltó las virtudes teologales y espirituales que adornaron al arzobispo emérito, monseñor Juan Antonio Flores Santana.

Tras participar en una eucaristía de cuerpo presente en la Catedral Santiago Apóstol de esta ciudad, la primera dama reveló que fue discípula de monseñor Flores Santana, en la escuela de evangelización de la Iglesia Católica.

“Fue un gran pastor, hizo un magnífico trabajo con la espiritualidad y las oraciones en la Iglesia Católica, y aquí estamos agradeciendo a Dios por habernos dado ese regalo”, subrayó la primera dama de la República.
Mientras que el expresidente de la República, ingeniero agrónomo Hipólito Mejía,también elogió los méritos acumulados por monseñor Juan Antonio Flores Santana.

“Entiendo que debe ser canonizado, y más aún, entiendo que es el primer santo dominicano dentro de nuestra Iglesia Católica”, expresó Mejía, mientras ofrecía declaraciones a la prensa en la parte lateral de la Catedral Santiago Apóstol.

Dijo que siendo un niño, sirvió como monagillo de monseñor Juan Antonio Flores Santana en una parroquia de la comunidad de Gurabo. “Siempre vivió alejado de los poderes, de las principalías y de los bienes materiales, murió como vivió, pobre material, pero muy rico en lo espiritual y humano”, puntualizó Hipólito Mejía.

De su lado, al pronunciar la homilía de la misa, monseñor Agripino Núñez Collado resaltó la entrega a las causas nobles de monseñor Flores Santana.

A las honras fúnebres también asistieron decenas de feligreses, funcionarios gubernamentales y municipales, entre la gobernadora provincial, Aura Toribio, y representantes de los cuerpos armados de la nación.

El sepelio será esta tarde, luego de una misa de cuerpo presente, en la cripta de los obispos, en la misma Catedral Santiago Apóstol, ubicada entre las calles Del Sol, Benito Monción, 30 de Marzo y 16 de Agosto.

No hay comentarios: