8 de noviembre de 2014

"Mientras no haya pruebas, están vivos", dicen padres de jóvenes mexicanos.

EFE
México
Los familiares de los 43 estudiantes que desaparecieron el 26 de septiembre pasado en el municipio mexicano de Iguala a manos de policías corruptos y del crimen organizado aseguraron ayer que mientras "no haya pruebas", seguirán exigiendo la búsqueda de sus hijos "vivos"."Mientras no haya pruebas, nuestros hijos están vivos", afirmó Felipe de la Cruz, uno de los padres de los 43 jóvenes desaparecidos, en una conferencia de prensa desde la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, en Iguala, en el sureño estado de Guerrero.
Además, acusó al Gobierno de seguir "torturando de manera descarada a los padres de familia" y de intentar tratar de cerrar el caso antes del viaje del presidente Enrique Peña Nieto este fin de semana a Asia, una muestra -dijo- de su "irresponsabilidad" ante los problemas del país.
El fiscal general, Jesús Murillo, reveló ayer que los 43 estudiantes de Ayotzinapa fueron asesinados y quemados por miembros del crimen organizado para no dejar rastros, según el testimonio de tres detenidos que participaron en los hechos.

No hay comentarios: