28 de junio de 2014

El PRD y los que están inscritos en el padrón. Por Orlando Gil.

ORLANDO GIL DIJCLK.
¿CUÁL?.- Habría que preguntar en cuál listado fue que los perredeístas se buscaron y no se encontraron, pues hasta donde tengo entendido el padrón de Miguel fue subido a la Web el miércoles al mediodía, y desde muchos días antes se oye la queja de los excluidos. Dije que al representante de Guido Gómez, a Ramón Emilio Concepción, le entregaron unas cajas llenas de papeles, y que con ese trámite lo que se buscaba era cumplir con la sentencia del Tribunal Superior Electoral. Igualmente esta semana Winston Arnaud hijo recibió un CD con los mismos datos. El reproche, por tanto, no es más que una charlatanería, una forma de sonar en los medios y anticipar situaciones que luego serán recursos ante las instancias correspondientes. No hay dirigente importante que se haya quedado fuera, pues el nuevo registro se hizo con los miembros de los organismos y los de a pie que acudieron a inscribirse. Si este es el caso, no hay dudas de que hay voces que están clamando en el desierto…

ELLOS NO.- Los seguidores de Miguel Vargas no tienen ese problema. Saben que están en el registro, pero no solo porque pertenecen a esa corriente, sino porque hicieron lo que no hicieron sus oponentes. Esto es, inscribirse. El asunto no es si el PRD ahora es más grande o más pequeño, porque al final de cuenta, llegado el momento, los perredeístas aparecerán, y lo harán en las cantidades conocidas. Los que ahora se dice que faltan, nunca estuvieron. Y los primeros en comprobarlo son sus dirigentes, que no ven como en otros tiempos la reacción militante del pueblo. La gente ya no se asoma a las puertas de sus casas con lienzos blancos (bandera, sábana, toalla, pañuelo) como parte de sus movilizaciones…
RAZONES.- ¿Por qué los perredeístas no se inscribieron cuando se habló del tema y se anunció el plazo? Lo de siempre. Ningún perredeísta acepta que otro de igual condición ponga en duda su militancia, aun cuando entre ellos se registran los mayores tránsfugas. No debe olvidarse que legisladores perredeístas promovieron en el pasado leyes que penaran esa práctica. No se pasó del intento, claro está, pero ese esfuerzo mostró la conciencia del problema. Lo segundo, que anotarse en el nuevo padrón era hacer el juego a Miguel Vargas y se tenía decidido hacerlo fracasar. Cada vez que llamó a esto o a lo otro fue denunciado o sometido ante el Tribunal Superior Electoral, puesto que lo importante era que siguiera el entierro. Si esa persistencia la hubieran aplicado a la confección del padrón, otro fuera el cantar. Uno se pregunta por qué, y la verdad que no hay una respuesta sana, clara, contundente. Solo los perredeístas siendo perredeístas…
UNA Y OTRA.- Además de fastidio, locura. No se podía jugar a Convención al mismo tiempo que a Convergencia, pues una cosa –se suponía– excluía la otra. Se habla de Convergencia para agosto, y lo lógico es preguntar por qué en agosto, y la respuesta es igual de lógica: porque la Convención será en julio. La Convergencia apuesta a que la Convención fracase, ya que entiende que ese fracaso facilita su trabajo. Los perredeístas no tendrán otra alternativa que levantar otra casa tomando materiales de la antigua. Tal vez no pueda hablarse de fondos buitres, tan de moda en algunas economías, pero no hay dudas de que se trata de una acción política de carroña…
PLAN B.- No puede ser más que sospechoso que ahora, al final, cuando queda menos de un mes, tantos perredeístas se preocupen por la convención y denuncien que fueron excluidos y amenacen con abrir las puertas del infierno si no lo dejaran votar. ¿Acaso no se decía que era el PRD de Miguel, la Convención de Miguel, una trampa, un fraude, un plan de los mil demonios? Estos humores cambiantes son humores perredeístas, y de aquí al 20 del mes que viene se verán muchas cosas. Cuando los que dicen no figurar en el padrón se encuentren y nada les impida votar ¿qué harán, seguir con la impostura o acogerse a la situación? El mayor temor debiera ser la posibilidad de un fatídico plan B a poner en ejecución en los últimos días o el mismo 20 de julio. Cuando los recursos y los medios lícitos se agotan, la violencia y el desorden se imponen. Los recintos podrían ser zonas de peligro…

No hay comentarios: