9 de noviembre de 2014

Consulado de RD en NY dará facilidades para operar niños con deformaciones congénitas.

Nueva York
El Consulado General de la República Dominicana en esta ciudad les dará asistencia a familias dominicanas de escasos recursos económicos para que sus niños con deformaciones congénitas sean traídos para ser operados en los Estados Unidos a través de la Fundación Cara de Bebé (LBFF, por sus siglas en inglés), sin tener que pagar la legalización de los “poderes” para la representación tutelar de los mismos.
Una comisión de la LBFF presidida, por el doctor Thomas Romo III y su esposa Diane Romo, y de la Iglesia de Dios Senda de Bendición, presidida por el pastor Mario Olivero y Héctor Castillo, visitó al cónsul dominicano en esta ciudad, Luis Lithgow, junto a tres niños y sus respectivas madres que fueron intervenidos quirúrgicamente.
Los primeros tres niños traídos por la Fundación Cara de Bebé son María Nerys D’Aza de León, de dos años, quien fue operada de labios leporinos; Jostin Darier Martínez, de un año, intervenido de labios leporinos y paladar hendido; y Yeison Daniel Rivera, de cinco, a quien se le operó de una desviación de los ojos.
Los infantes fueron intervenidos quirúrgicamente en el Lenox Hill Hospital, situado en el 100 East de la calle 77 en Manhattan, y sus madres están hospedadas junto a ellos gracias a la referida fundación y a las gestiones de la Iglesia de Dios Senda de Bendición.
Durante el encuentro en el que participó la doctora Tanny Dumit, encargada de la Oficina de la Procuraduría General de la República Dominicana que funciona en la sede consular, la maestra de nivel inicial Santa de León Sánchez, explicó que su hija María Neris había sido operada en un centro médico en Santo Domingo, pero debía ser sometida a una nueva intervención quirúrgica, debido a que se le había abierto la “incisión” que se le hizo.
De su lado, María Ester Valdez Díaz, madre de Jostin Darier Martínez, dijo que “estoy muy agradecida porque ya mi niño va a tener sus labios normales y podrá comer si dificultad, pues a once días de operado ya le doy arroz con habichuela, cosa que nunca había comido”. Valdez Díaz dijo que sus otros dos niños, Darwin, 8 años, y Yandel, de 5, nacieron sin ninguna deformación.
Mientras, Sangui Susana Ramírez dijo que “he sido bendecida por Dios porque mi hijo Yeison Daniel lleva seis días de operado y la operación fue un éxito porque su recuperación va muy bien”. Su otro niño, Mario, de un año de edad, no tiene problema congénito y quedó bajo el cuidado de su padre en Santo Domingo.

No hay comentarios: