10 de septiembre de 2014

DICTAN 3 MESES DE COERCION A REZIK.

Monte Plata
La jueza de Atención Permanente de la Jurisdicción de Monte Plata, Dolores Galay, dictó ayer tres meses de prisión preventiva al empresario Winston Rizik Rodríguez, acusado de narcotráfico, lavado de activos, comercio, porte y tenencia ilegal de armas de fuego.
Tras escuchar versiones de los familiares de Rizik sobre que el imputado padece de problemas de salud, como hipertensión, diabetes y otras complicaciones, la magistrada Galay lo envió a la prisión de Najayo y fijó para el 3 de diciembre la revisión obligatoria de la medida de coerción que le fue impuesta.
Rizik Rodríguez se entregó la pasada semana a las autoridades luego de ser declarado prófugo, a raíz de allanamiento realizado en dos fincas de su propiedad, en Monte Plata y San Cristóbal, donde las autoridades informaron haber ocupado armas de fuego de alto calibre y 10 kilos de cocaína, de los cuales 8 dieron positivo.
En la audiencia, el titular de la Procuraduría Especializada Antilavado de Activos, Germán Miranda Villalona, pidió al tribunal que le impusiera un año de prisión preventiva al imputado, hasta tanto el ministerio público concluya con la pesquisa.
Defensa recurrirá medida 
De su lado, los abogados de Rizik, Pedro Duarte Canaán y Freddy Castillo, anunciaron que recurrirán la decisión en apelación por no estar conformes con la medida.

Alegaron que no presentaron presupuesto en el tribunal porque ellos sabían que “eso era crónica de una sentencia anunciada”. Dijeron que su cliente tiene suficiente arraigo familiar, laboral y social que justifican la imposición de una garantía económica y presentación periódica.
Mientras, Rizik Rodríguez dijo que el tribunal debió otorgarle una garantía económica, alegando que es inocente de los cargos en su contra. “Dada la dimensión del espectáculo, dudamos que haya un tribunal que se atreva a darme una libertad pura y simple, como sería lo correcto”, agregó.
Sostuvo que a pesar de la medida de coerción dictada en su contra, está confiado en la justicia dominicana y espera que cuando se conozca la apelación el tribunal revoque la medida y ordene su libertad.
De su lado, la madre de Rizik, Antonia Rodríguez, dijo que la acusación contra su hijo es una injusticia, y que tiene cuatro hijos a los que crió trabajando honradamente.
La dama consideró injusto que cada año las autoridades pretendan instrumentarle un expediente a su hijo, a quien calificó como una persona honesta, que solo se dedica a su trabajo y a su familia.

No hay comentarios: