14 de noviembre de 2014

Dominicano transformó una escuela fallida de NY

El Bronx, Nueva York
Carmen Fariña, jefa del sistema educativo neoyorquino, dijo estar “impresionada” por la forma cómo Emmanuel (Manny) Polanco, un joven educador dominicano, rescató y tranformó una escuela fallida.
Manny, un excantante de rap y música urbana, transformó una de las peores escuelas del estado en un modelo de la escuela tecnológica neoyorquina del futuro.
La canciller Fariña presentó a Manny como un ejemplo de director escolar, en un boletín distribuido entre los 1,500 directores escolares locales. “En lugar de cerrar la escuela intermedia 80 de El Bronx, como se le instruyó hacer, el director Emmanuel Polanco la fortaleció y revivió”, dijo Fariña. “En sólo un año y medio, él ha transformado una escuela persistentemente peligrosa en una que es segura y colaborativa”, dijo.
“Él (Manny) es claramente un líder académico fuerte con un entendimiento profundo del currículo. Yo estuve muy impresionada con los bien pesados programas del director Polanco para los estudiantes que están aprendiendo inglés y aquellos con necesidades especiales”, añadió Fariña. Y destacó: “su uso inteligente de iPads para confeccionar textos de acuerdo a los intereses y el nivel de lectura de cada estudiante”.
Hoy en la Escuela Intermedia 80 los pizarrones, marcadores, libros y cuadernos desaparecen poco a poco. Y los profesores se transforman, dejan de “enseñar” para “facilitar” el aprendizaje. En la Escuela Intermedia 80, donde estudiaron Calvin Klein, Ralph Lauren y Penny Marshall, Manny impulsa una importante transición.
En las aulas, los estudiantes usan computadoras con audífonos, ven videos, responden cuestionarios. No ven fotos de volcanes en los libros, ven un vídeo del interior del volcán con imágenes en 3D adicionales.
Las computadoras son las nuevas “pizarras” donde reciben lecciones y tareas diferentes, según su nivel académico. Llegan vía e-mail con vídeos o presentaciones “power point” adjuntas. Manny recuerda el estado de la escuela cuando él llegó.
“Encontré un verdadero desastre, el plantel estaba abandonado, las paredes sucias, llenas de grafitis, y los baños destartalados. Los estudiantes recorrían los pasillos con teléfonos celulares, prohibidos en las escuelas, hablando, jugando o navegando la Web”.
Un día, imponiendo la disciplina, Manny tuvo una revelación que lo llevó a transformar la escuela.
Aquella mañana, Manny entró a un salón de clases por una puerta lateral, con pasos silenciosos, como los gatos, y sorprendió a varios estudiantes usando teléfonos celulares. Sancionó a los estudiantes, también al profesor por no haberlos confiscado.
Y todo cambió.
Visión del Futuro
“Retrocedí. Y observé la escena; el profesor estaba al fondo enseñando su lección en el pizarrón”, recuerda.

Con mirada extraviada, como rebuscando en los laberintos de su memoria, Manny continúa “y entendí inmediatamente a los estudiantes, para ellos el profesor resulta aburridísimo comparado con un teléfono celular y todo el inmenso contenido que ofrece la internet”.
 “Ahí se me hizo claro, fue una revelación, fue una verdadera epifanía, no podemos seguir luchando contra la tecnología, al contrario, aprovechémosla para avanzar la educación”, sugiere.
Y solicitó el ingreso a los programas de Apple in Education, que pone tecnológica de Apple Computers al servicio de la educación en el plantel.
El objetivo es convertir la Intermedia 80  en un “Apple School” que tendrá todo el proceso de aprendizaje montado sobre la tecnología Apple.
Hoy Manny tiene unos 10 profesores entrenándose, después ellos entrenarán al resto del personal docente. Este noviembre todo el cuerpo docente se re-entrenará sobre el uso de la tecnología en las aulas.
Manny reorganizó la estructura académica del plantel, creando departamentos agrupados por asignaturas.
Los profesores se reúnen en grupos de trabajo al final del día para discutir los resultados de la jornada y buscar formas de facilitar el aprendizaje.
Para Fariña, la jefa del sistema educativo neoyorquino, “quizá lo más importante” que encontró en la escuela, “es la visión de largo plazo del director Polanco, que está en el proceso de solidificar la capacidad de los profesores, preparando líderes para asegurar que la cultura de éxito se internalice y se sostenga”.
La Intermedia 80 será el modelo de la escuela tecnificada del futuro. Otras seguirán su ejemplo dentro del sistema educativo neoyorquino, el más grande del país con 1.2 millón de estudiantes.  
En el 2013 un tercio de los universitarios estadounidenses tomaron al menos una clase por el internet.
La educación del pizarrón y la atención al profesor, explica Manny, apoyaba la revolución industrial, la economía y la cultura de la industrialización.  “Hoy  vivimos la revolución tecnológica y la educación debe actualizarse y apoyarse en la tecnología”, señala.
Estamos en un mundo interactivo donde los niños aprenden usando aparatos, sus dedos y el internet. Obligarlos a enfocarse en un profesor con marcador y el pizarrón, es una educación obsoleta.
La Transformación
Como estudió sicología antes del rap y la pedagogía, Manny evaluó a los niños, delineó sus perfiles, y canalizó lo mejor que encontró en ellos. Después los envolvió en el rescate de la escuela, aprovechando las cosas que a ellos les interesaban.

 “Quien pinta grafitis le gusta la pintura y la creatividad, puede tener un gran talento artístico que debemos canalizar de forma positiva para nuestra comunidad educativa”, observa.
Remodelaron el plantel, y quienes pintaban grafitis escogieron los colores, dirigieron la pintura y redecoración de la escuela.  “Ahora nadie pinta un grafiti, porque ellos respetan su propio trabajo, es así como decidieron que quieren tener su escuela,” explica.
Hijo de Juana Polanco y Ricardo Rivera, inmigrantes de Santiago de los Caballeros, Manny nació en Washington Heights en 1982.
Estudió sicología en Nyack College, se graduó y comenzó a trabajar en un programa de orientación juvenil después de la escuela.
“Siempre quise trabajar con jóvenes”, puntualiza, antes de explicar que ese empleo lo hizo pensar seriamente en un cambio de profesión.
Se inscribió en New York Teaching Fellows, un programa para profesionales de distintas áreas que quieran convertirse en profesores, así cambió su carrera.
 “Cuando cumplí los 20 años ya tenía mi licencia de profesor de Matemáticas, Ciencias e Inglés y estaba dando clases”, recuerda.
Hizo su maestría en educación en Pace University, luego una segunda maestría en administración educativa en Columbia University.
Y sigue estudiando, está completando un doctorado en administración educativa.
Su designación como director de la Intermedia 80 creó problemas para quienes estaban muy acomodados al sistema que convirtió la escuela en el desastre que Manny encontró y resolvió.
“Me busqué muchos enemigos defendiendo el derecho de estos niños a tener una escuela buena, que funcione para ellos”, recuerda.
Le reprocharon todo lo que pudieron, desde ser muy joven para dirigir una escuela, hasta su pasado artístico como cantante de Rap y música urbana.
Al final, Manny se impuso y transformó una de las peores escuelas del estado en un modelo neoyorquino.
La transformación de la Escuela Intermedia 80 será el primer aporte significativo de Manny que, con 31 años, que tiene todo el futuro por delante.

No hay comentarios: